Tardes de Tlate

Plaza de las Tres Culturas, Tlatelolco, 2013.

En el juego es indispensable la curiosidad, experimentar, improvisar e imaginar, bases que el ser humano tiene para conocer su mundo. Nos propusimos jugar en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, con la condición de modificar las reglas de varios juegos, como: stop, bulldog, rayuela, parchís, encantados, etc., así en cada juego se experimentaron múltiples posibilidades. Sin la necesidad de invitación, la gente se sumó a participar y jugó a modificar las reglas.